El verdadero 7 de España

 

Villa, máximo goleador de la Selección española de fútbol
Es fácil decir ahora que el 7 de España es, por méritos propios, David Villa. Es indiscutible, tal como se ve en la imagen, porque con sus 4 goles en dos partidos su titularidad es más que merecida.

Cuando Luís Aragonés llegó al banquillo de la Selección española, lo primero que dije es “seguramente tendrá narices suficientes como para dejar fuera al que no rinda en el campo, se llame como se llame”. Lo dije pensando en Raúl, que por aquel entonces no era más que un espejismo del jugador que en su momento fue.

A toro pasado es fácil hacer análisis y dar la opinión. No hay que ser ningún periodista profesional deportivo para decir que Villa merece el puesto, con total confianza, sin que en el descanso le sienten en el banquillo. Porque un crack así merece jugar los 90 minutos, dado que en tiempo de descuento puede inventarse alguna genialidad que nos lleve a la victoria. Así fue como pasó contra Suecia, y esperemos que siga esa racha imparable.

Si estuviera Raúl en la Selección seguramente Luís habría tenido que darle minutos, y quién sabe si habría jugado el tramo final del partido del pasado sábado. Y sinceramente, es cuestión de gustos, pero a mí me parece que nadie más que Villa podía haber creado ese gol, así que me alegro de que el 7 de España lo lleve el mejor, el delantero del Valencia. Por una vez impera la lógica en la Selección, esa lógica que no existía cuando jugadores desgastados jugaban mundiales y eurocopas, sólo por llamarse Míchel, Julio Salinas, Raúl, o cualquier otro enchufado por ser jugador del Madrid o del Barça.

Ya era hora de que alguien pusiera una primera piedra, aunque sea a costa de tener en contra suya toda la prensa deportiva y, por el efecto dominó, a la afición.