España dijo NO al aborto

 
Manifestación en Madrid contra el aborto, con testimonios de mujeres que denuncian este crimen contemporáneoLas calles de Madrid abarrotadas. Millón y medio de personas, dos millones según la organización, gritaron ayer siendo la voz de quienes, por culpa del aborto no tienen voz. Es la forma más clara del egoísmo contemporáneo junto con la pésima distribución de los recursos a nivel mundial.

Los testimonios se sucedieron, casi todos ellos de mujeres, muchos escalofriantes. La defensa de la vida, la información sobre el trauma que supone para muchas mujeres el hecho de abortar (una de las lagunas del presente, que disfraza el drama de matar a un hijo como si pudiera hacerse sin graves secuelas psíquicas o psicológicas) y diversos testimonios de toda índole tuvieron lugar en la Puerta de Alcalá, donde se leyó además el manifiesto que motivó el evento.
Bebé Aído, con forma humana (por mucho que la Ministra se empeñe en negarlo) No estuvimos todos los que día a día gritamos contra el aborto, por unos u otros motivos, pero los que fueron dieron ejemplo de que los seres humanos que fallecen día a día por el holocausto contemporáneo del aborto, tienen su voz en estos acontecimientos. Esperemos que eso sirva para que, tarde o temprano, la lógica de la vida se imponga al egoista y macabro acto del aborto.

La imagen (izquierda) denuncia esas palabras de la Ministra Aído, que negaba que fetos del tamaño de la misma, y con esas exactas características, pudieran ser “seres humanos“. Tal como hizo Hitler en otra época con los judíos, negándoles su condición de seres humanos, para justificar su exterminio. Y del mismo modo que muchas culturas negaron a sus esclavos la condición de personas para oprimirlos, explotarlos y en ciertos casos, a semejanza del aborto, terminar cruelmente y sin motivo alguno con sus vidas.