La acampada provida sufre ataques e insultos de grupos abortistas (#acampadavida)

 

La acampada provida sufre ataques  e insultos de grupos abortistas (#acampadavida)
Es el primer aniversario de la aprobación de la Ley de despenalización del aborto. A las 20:00 horas de ayer martes 5 de Julio se organizó una concentración en la que los indignados provida expresaron su rechazo a dicha ley. Una concentración pacífica, sin incidentes, que recuerda a la que los indignados del movimiento 15-M realizaron en su momento.

Sin embargo, los miembros de “Derecho a Vivir” tuvieron que soportar desde el primer día insultos y amenazas de todo tipo. Las de peor gusto, se lanzaron por internet: muchos “valientes” lanzaron comentarios tan intolerables como “hay que violar a las provida para ver si abortan o no” y lindezas del estilo. Las amenazas, en serio o no, se realizaron también en numerosos foros de internet. Especialmente en la red social twitter (en el trending topic, #acampadavida) como ya comenté.

No se trata sólo de internautas con poca educación y peor sentido del humor. No todo son adolescentes en vacaciones de verano dispuestos a insultar tras el anonimato que da un ordenador. Además, algunos grupos abortistas insultaron a los indignados provida con gritos de “fascistas” en la Puerta del Sol.

Impecable fue la respuesta a esos gritos e insultos, a esa actitud chulesca y provocadora. Los indignados provida de Sol se limitaron a repetir, una y otra vez, “¡Derecho a vivir!”. La mejor respuesta, esa defensa de la vida de los seres humanos más indefensos.

Matar no puede nunca ser considerado un derecho, cualquiera que sea su contexto. Se podrá entender (y penalmente, no castigar) por ejemplo una muerte causada en defensa propia. Pero la legítima defensa no es un derecho, sino una causa que, cuando se reúnen los requisitos necesarios, excluye la responsabilidad criminal.

Todavía menos puede ser un derecho matar fetos humanos indefensos. Negarle su condición humana es un anacronismo que nos remonta a la época esclavista (los esclavos no eran considerados seres humanos), o a épocas en las que los fascistas nazis negaban la condición de humanos a los judíos, para exterminarlos sin remordmientos. Quienes insultan a los provida y les llama fascistas, no sólo me recuerdan a los nazis sino al dicho de “cree el ladrón que son todos de su condición“.