Rubalcaba y sus llamadas por el despido de Carnicero de la Cadena SER

 

Rubalcaba y sus llamadas por el despido de Carnicero de la Cadena SER

Carlos Carnicero recibió llamadas de Rubalcaba dos horas después de ser despedido.

El candidato del PSOE quiso comunicarle que no tenía nada que ver con su despido.

Según afirma Carlos Carnicero, Antonio Hernández, director de informativos de la SER, le dijo que en la nueva temporada no sería contertulio de la emisora del Grupo PRISA.

Dos horas más tarde, recibió una llamada de Alfredo Pérez Rubalcaba. El ex Vicepresidente del Gobierno trató de explicarle que no tenía relación con ese despido.

¿Dos horas después de anunciarse su despido ya lo sabía Rubalcaba?

Sorprendente pero cierto: el director de informativos de la Cadena SER habla con Rubalcaba como quien se dirige a su superior jerárquico. La “independencia” del Grupo PRISA, una vez más, ha quedado en evidencia.

La segunda llamada de Rubalcaba

Cuando a Carlos Carnicero le dijeron que el despido se adelantaba y era fulminante, en vez de ser en la nueva temporada, Rubalcaba volvió a llamarle. En esta ocasión, lo hizo para pedirle que no dijera nada sobre sus llamadas. Pero Carlos Carnicero lo ha hecho público, indignado ante estos movimientos que el Grupo PRISA, tras 17 años como trabajador, ha hecho contra él.

Rubalcaba: el candidato del Grupo PRISA

Para evitar que Mediapro sea dueña del PSOE de nuevo, como ocurre con Zapatero, el Grupo PRISA apoyó en todo momento a Rubalcaba como candidato. La Sexta, cuyo director es marido de Carme Chacón, apoyaba a ésta pese a que finalmente tras la debacle electoral del 22-M no se presentó a las primarias del PSOE.

Las disputas en la izquierda por la debacle electoral, se traslada a sus medios afines

Además del despido de Carlos Carnicero en la SER, también hay otras muestras de disputas entre medios de izquierdas. Fruto de ello ha sido la polémica entre Carlos Carnicero e Ignacio Escolar, ex director del diario pro-Zapatero Público.

Y tú, ¿qué opinas de estas llamadas de Rubalcaba? ¡Opina ahora o calla para siempre!