La mejora de la economía española, ¿realidad o espejismo?

 

Respecto de la situación económica en general, es bastante tradicional el optimismo del Gobierno, que en ocasiones ha llegado a ser negativo por estar ciegos a la realidad (por negar la crisis o por los ya famosos “brotes verdes“, cuando lo peor estaba todavía por llegar).

Mejoras en la economia española

Por eso, por las mentiras del pasado sobre la situación económica entre los años 2008 y 2010, dirigidas únicamente a ganar las elecciones, resulta difícil creer las noticias que, desde el Gobierno, llegan sobre las buenas previsiones económicas del país. A pesar de ser un partido diferente el que gobierna, y a pesar de que las políticas han sido diferentes, la gente no cree ya a sus políticos y cuesta trabajo dar crédito al optimismo.

Pero, ¿es mentira todo lo que los políticos dicen? Evidentemente, no. Algo hay de verdad, y precisamente eso hace más peligrosas las afirmaciones políticas. Porque una media verdad, que esconde una porción de falsedad, cuesta más de creer y da mucho más trabajo descifrar qué parte es cierta y qué parte no de cada cosa que nos cuentan.

Llegan voces de especialistas extranjeros aconsejando invertir en España. Se oyen rumores de que el crecimiento de nuestra economía, después de tantos años yendo a pique, es una realidad. Pero, ¿será suficiente ese crecimiento para recuperar el inmenso terreno perdido? Dejando de lado los daños irreparables, como la pérdida de vivienda por los desahucios y otros aspectos más trágicos de esta dura crisis económica.

También los bancos dan señales de optimismo, llegando de nuevo ofertas para empresas. Si hace un año o dos era impensable que apoyaran a los nuevos empresarios, actualmente tenemos el ejemplo de la cuenta para empresas y autónomos del Sabadell. Y ofertas así dan que pensar, dan pie al optimismo, y hacen que se quiera creer en que lo malo ha pasado y que nuestro futuro tiene un color más agradable que el del camino recorrido estos años.